June 26, 2019

January 21, 2019

Please reload

Entradas recientes

Participación de la mujer en la arquitectura, una cuestión de igualdad de derechos entre ambos sexos

March 8, 2018

1/8
Please reload

Entradas destacadas

Arquitectura Sostenible

January 21, 2019

 

 

 

 

 

En FREEHAND ARQUITECTURA  nos ocupamos de que nuestros proyectos cumplan con los principios de arquitectura sostenible.

 

El arquitecto Daniel Treviño, experto en este tema, conferenciante en TEDX exponiendo su tesis sobre la recolección y separación inteligente de basura en el barrio de Tepito en la Ciudad de México.  Reconocido por el Gobierno de Australia y el Ministerio de Educación de la ciudad de Canberra por su gran trabajo en el desarrollo del proyecto de paisajismo de 50,000m2 en Macquarie Primary School además del proyecto para una clínica aborigen en el centro de Australia, nos habla sobre la importancia, los beneficios y la manera más bondadosa con el medio ambiente de hacer nuestro trabajo.

 

-Actuar de manera sostenible implica pensar en el largo plazo, es decir, buscar hacer las cosas de modo que sean benéficas hoy y también para las generaciones futuras. Esto se logra a través de un equilibrio entre lo económico, lo social y lo ecológico. Esto es más fácil decirlo que hacerlo.

La arquitectura sostenible, en estricta teoría, debe tener en cuenta el ciclo de vida completo de las partes y tecnologías que componen al edificio. 

 

Debe contemplar de dónde proceden los materiales utilizados, cómo fue su proceso de extracción y producción, desde dónde han sido transportados al sitio en que van a ser usados, su empaque, la manera en que se instalan, su vida útil, el mantenimiento que requieren e incluso cómo podrán ser desechados o reciclados si llegase a demolerse o remodelarse el edificio. 

 

También debe considerar factores naturales como el clima;  las temperaturas altas y bajas a lo largo del año, la precipitación y sus temporadas, posibles cambios de presión atmosférica, vientos dominantes, asoleamiento, humedad y salinidad del aire, entre otros. 

 

Algo imprescindible de la arquitectura sostenible es el buen manejo de agua, energía y residuos dentro del edificio. Se debe buscar captar la mayor cantidad de agua pluvial posible para hacer uso de ella, tratar las aguas residuales tanto para descargar responsablemente al drenaje y, mejor aún, para utilizarla en riego y usos sanitarios dentro del mismo edificio. Se debe producir la mayor cantidad de energía renovable en sitio como sea posible; actualmente existen tecnologías de energía solar, eólica, de cogeneración, trigeneración y otras que fácilmente pueden introducirse en edificios de diversas escalas. Instalar luces de bajo consumo energético y sistemas de refrigeración y calefacción eficientes disminuye la capacidad de energía requerida en el edificio, lo cual permite que los sistemas mencionados sean más accesibles. Se debe contar con los espacios y la infraestructura necesarias para poder hacer un separado inteligente y eficiente de residuos sólidos, de modo que pueda reciclarse la mayor cantidad posible.

 

Por si fuera poco, también debe tomar en cuenta la ubicación geográfica, histórica, cultural y política de dónde estará el edificio. Esto repercute en uno de los factores más importantes de la sostenibilidad, uno que es fácil olvidar, que es la gente que va a construir, operar y habitar estos edificios. Los usuarios deben poder contar con una calidad de aire interior sana, libre de sustancias tóxicas, con una temperatura de confort, buena iluminación, controles acústicos adecuados, movilidad inclusiva, entre otros. El edificio también estará, preferentemente, posicionado adecuadamente en la ciudad, permitiendo a los usuarios llegar por diferentes medios de transporte y permitiéndoles acceso a servicios e infraestructura de la vida cotidiana. 

En fin, es tan complejo el proceso de diseño cuando se busca alcanzar la sostenibilidad que se han creado varios organismos reguladores en muchos países y regiones para intentar poner pies y cabeza al asunto. Algunos con más éxito que otros, algunos más estrictos que otros. La mayoría de estos sistemas tienen algún método de medición que se refleja en una cantidad de estrellas, o grados obtenidos.

 

Para edificios grandes y significativos las medidas deben ser más estrictas, pero eso no disminuye la posibilidad de crear edificios interesantes y atractivos, sino por el contrario, muchos de los edificios más icónicos construidos en las últimas décadas tienen estos preceptos desde su concepción. Proyectos ejemplares de arquitectos como Sir Norman Foster, Jean Nouvel y Renzo Piano han cambiado el paisaje urbano de ciudades por todo el mundo.

 

Para casas o edificios más pequeños, los factores de sostenibilidad que se pueden aplicar van en relación a las capacidades del arquitecto, el presupuesto del cliente y el terreno con el que se cuenta. Para este tipo de proyectos se recomienda diseñar pensando primordialmente en el clima local, es decir, conservar el calor en invierno y mantener fresco en verano. Esto se logra con una buena orientación y mediante el uso de sombras que jueguen con los movimientos del sol a lo largo del año. Básicamente se busca que el sol penetre al edificio en invierno, calentando los espacios y almacenando dicha energía en la masa térmica del edificio; mientras que en verano se busca mantener los rayos del sol fuera del edificio, sumado a un eficiente sistema de ventilación cruzada y un buen aislamiento térmico conforme se requiera. Los materiales utilizados, los colores, el tipo de vidrio, la calidad de las ventanas, construcción y el diseño de paisaje se suman para crear el efecto deseado.

 

Siempre se debe contemplar la posibilidad de instalar paneles solares tanto para producir energía eléctrica como para calentar agua. Si se suma a esto colocar luces con tecnología LED y sistemas de domótica, se reducirán los costes de consumo energético de la casa en el largo plazo y generará un sentido de satisfacción personal a los usuarios. Colocar tanques de captación pluvial es una fantástica forma de reducir la huella ecológica del edificio, aun si sólo se utiliza esa agua para riego. Contar con buenos espacios e infraestructura para separar los residuos sólidos facilita a los usuarios hacerlo con gusto y contribuir a reducir la cantidad de basura que se va al vertedero. Designar un espacio en el jardín para hacer composta es una magnífica forma de retener nutrientes que pueden ser aprovechados por las plantas del jardín.

Hay que recordar que lo que hace la sostenibilidad en la arquitectura no son sólo las máquinas y las tecnologías, sino principalmente los humanos que hacen uso de ellas.-

 

            Daniel Treviño colabora y asesora los proyectos de FREEHAND ARQUITECTURA gracias a la estrecha relación que tiene con Lourdes Treviño.  Compartimos aquí este proyecto publicado por la revista Diseño Interior realizado por estos dos hermanos arquitectos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos