June 26, 2019

January 21, 2019

Please reload

Entradas recientes

Participación de la mujer en la arquitectura, una cuestión de igualdad de derechos entre ambos sexos

March 8, 2018

1/8
Please reload

Entradas destacadas

FREEHAND ARQUITECTURA: EL LENGUAJE DEL DISEÑO

November 15, 2019

 

Lamoraleja.com entrevista al equipo de Freehand Arquitectura, un estudio de arquitectura, diseño de interiores y paisajismo, ubicado en El Encinar (La Moraleja). 

 

 

Entusiastas, creativos, soñadores y polifacéticos. Así son los arquitectos y diseñadores de Freehand, con Lourdes Treviño, socia fundadora, a la cabeza.

 

Lamoraleja.com.: ¿Qué es Freehand Arquitectura?

Lourdes Treviño.: Freehand Arquitectura es un estudio boutique de arquitectura, interiorismo, paisajismo y decoración.

 

LM.: ¿Quién es Lourdes Treviño?

Entre risas, el equipo de FREEHAND, describe a su socia fundadora:

mujer polifacética, emprendedora, arquitecta, comercial, bailarina, mexicana (también española), empresaria, madre de sus hijos (y también nuestra), mujer de paciencia infinita y reina de la diplomacia.

L.T: ¡Me muero de risa!. Un poco de cada, sí.

Llegué desde México a los 21 años para terminar la carrera de Arquitectura en Madrid después de haber cursado dos intercambios académicos en Estados Unidos.

Al terminar, decidí alargar mi estancia en España tras ser invitada a formar parte de la Compañía del Ballet Clásico de Madrid. Recorrí media España de gira en un autocar viviendo auténticas aventuras.

Mi primer trabajo como arquitecta fue en un estudio de interiorismo que estaba muy de moda. Esto me llevó a completar mi formación con un Master en Project Management, pues me pareció fundamental. Desde ahí, me ficharon en CBRE, una multinacional del sector y paralelamente empezó Freehand Arquitectura.

 

 

 

 

 

LM.: ¿Qué significa “diseño” para vosotros?

LT.: Para nosotros el diseño es una forma de vida.  Es nuestra manera de crear, de divertirnos.  Nos encanta encontrar la belleza en cada detalle.  Es imaginación, ilusión, observación. El ser humano siempre ha diseñado para sobrevivir.

Es adelantarse a lo que viene, proyectar.  Creamos espacios que no existían, para mejorar la vida de las personas.

Piensa lo apasionante que resulta que tu trabajo sea un juego.  Como cuando eres niño y te imaginas cosas.  Nosotros tenemos la gran suerte de poder construir esas ideas y de llevarlas a cabo. El diseño es curiosidad, aprendizaje, provocación.  

 

 

 

 

 

LM.: ¿Cuáles son las herramientas de trabajo con las que contáis?

LT.: Sobre todo paciencia, creatividad y sentido del humor. Nuestros recursos humanos y el equipo es nuestra mejor herramienta.

Como profesora en el Instituto Europeo Di Design, Lourdes Treviño se mantiene actualizada con las ideas más innovadoras, avances tecnológicos, programas informáticos y sobre todo aprende a entender la forma de pensar de los diseñadores más jóvenes. Además, tiene acceso a los mejores talentos emergentes que cuando se gradúan, los ficha y empiezan a formar parte del estudio.

 

 

 

LM.: ¿Cómo conjugáis la creación individual con el trabajo en equipo?

LT.: Funcionamos mejor en equipo: en el estudio no tenemos mesas individuales, sino una gran mesa donde todos trabajamos. Lo compartimos todo, cada uno aporta sus ideas, las trabajamos, las pulimos, dividimos tareas, opinamos.  Estamos siempre conectados.

Cada uno tiene un papel importante en su especialización.  Algunos somos más técnicos, otros más creativos.  Están los artistas del dibujo, los que calculan estructuras y los que controlan presupuestos o las licencias de obra.

Tenemos perfiles con mucha experiencia, y jóvenes con muchísimo potencial. Digamos que aprovechamos las virtudes de cada uno para funcionar de manera integral y armónica.

 

 

 

 

 

LM.: ¿Qué os diferencia de otros estudios?

LT.: El carácter internacional que tiene nuestro estudio es un valor añadido.  

Nos encanta viajar, y algunos de nosotros hemos vivido en distintos países.  Esto nos abre la mente, conocer otras culturas y nos ayuda a entender diferentes formas de vida, a inspirarnos, a sacar lo mejor de cada sitio. Tenemos muy buenos clientes, de los que aprendemos cada día.

A ellos, cuando nos conocen les decimos:  “El que nos contraten a nosotros no garantiza que no vayan a surgir problemas en la obra. En la obra siempre hay problemas.  Es un proceso complicado.  Hay que tener en cuenta que estamos creando un prototipo. Además, todos cometemos errores. Pero lo que sí les podemos garantizar, es que estaremos ahí, mano a mano, durante todo el proceso.  Desde la primera línea hasta el último detalle. Cada día, para así evitar que muchos problemas surjan gracias a nuestra experiencia y que cuando aparezcan, afrontarlos y resolverlos de manera ágil y certera.”

 

 

 

LM.: ¿Cómo encaja en vuestra filosofía de trabajo la arquitectura sostenible y comprometida?

LT.: Cuando pensamos en sostenibilidad, quizá, lo primero que se nos ocurre son   formas aparatosas de aporte de energía “renovable” como los paneles solares, geotermia, biomasa, etc. Que por supuesto está muy bien. Pero la arquitectura sostenible va mucho más allá.

Diseñar un proyecto con una buena orientación, plantar algún tipo de árbol que dé sombra en verano y pierda la hoja en invierno de manera estratégica. Generar ventilaciones cruzadas.  Un buen sistema de saneamiento. Cámaras de aire en fachadas.

Utilizar los materiales adecuados para los espacios que se están diseñando. Que requieran poco mantenimiento, que envejezcan de forma bella, que se adapten al entorno. Conseguir una arquitectura atemporal, que perdure en el tiempo.

Y por supuesto, instalar un eficaz sistema de climatización, buenos aislamientos térmicos, ventanas con rotura de puente térmico, sistemas domóticos para el ahorro de energía.

Es importante también mantenerse actualizado con las tecnologías más avanzadas. Utilizar materiales certificados para conocer de dónde provienen y si su extracción y transporte ha sido respetuosa. Incluso si son adecuados para determinados climas.

Aunque parezca complicado tener todo esto en cuenta, en realidad se trata de práctica y un poco de sentido común.  Nosotros procuramos cuidar estos aspectos en los proyectos que realizamos.

 

 

 

LM.: Freehand ofrece un servicio integral al cliente: arquitectura, diseño, paisajismo e interiorismo. ¿Cómo dais con el estilo del cliente y sus necesidades? 

LT.: Escuchar, sobre todo escuchar. Empatizar con los clientes, emocionarse con el proyecto que tienen en su cabeza y en su corazón. Ellos confían en nosotros para mejorarlo y convertirlo en realidad.

Hay que recordar siempre que es SU PROYECTO y nuestro valor añadido es interpretar correctamente esa idea que ellos tienen para adaptarla a sus necesidades de manera estética, respetando sus gustos y presupuesto.

Cada cliente es distinto, y lo divertido es que cada proyecto es único y supone un reto para nosotros. Nuestro trabajo es apasionante, pero también difícil, hay que conseguir conjugar todos estos factores psicológicos y emocionales con la técnica y artesanía de la construcción.

 

www.fharquitectura.com

 info@fharquitectura.com

 

 

*Entrevista disponible en inglés en la página www.lamoraleja.com

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos