FENG SHUI y los espacios en la Arquitectura



La filosofía china del Feng Shui surge en una sociedad primitivamente agraria allá por el siglo 3AC, que estudia la conexión mágica entre el hombre y su entorno así como el efecto que los ciclos de la naturaleza ejercen sobre las personas. La fuerza de la tierra, la climatología y la orientación.


Las estaciones, el fuego o el viento, son energías que pueden alterar a nivel físico y espiritual en las personas.


El Feng Shui nace de la percepción de cómo estas fuerzas de la naturaleza están directamente ligadas a nuestra suerte.



En FREEHAND ARQUITECTURA, cada proyecto y cada cliente enriquecen nuestra experiencia. El aprendizaje en nuestro oficio es infinito.


Tal fue el caso cuando diseñamos las oficinas en Madrid del gigante asiático ALI BABA, o realizamos proyectos con el grupo restaurantero Saigón, Royal Met y hasta el fondo de inversiones, BK Partners.


Para estas grandes empresas es muy importante que el CHI fluya a su favor.


Pero... ¿qué es el CHI?


El CHI, es una energía que nos mueve y nos rodea. Una suerte de aliento cósmico que nos puede beneficiar o bloquear.


El arte del Feng Shui está en hacer que el CHI fluya y circule libremente por nuestro entorno, de manera que propicie un ambiente armónico y saludable, beneficioso y próspero.


Cualquier choque o bloqueo de esta energía provoca tensión, inestabilidad y energías negativas.


Es ahí donde la arquitectura ha de ponerse al servicio del Feng Shui, para crear espacios propicios para la armonía y flujo correcto del CHI.


Tras una agradable investigación y de empaparnos en esta filosofía, nuestro proyecto fue todo un éxito. Parece que el Chi fluye a favor de nuestro cliente, ALI BABA, habiendo alcanzado en 2019 un volumen de negocio de más de 2.000 millones de euros en España y multiplicado por 5 su facturación del año anterior.


Una premisa básica del Feng Shui es que LAS FORMAS NOS AFECTAN y moldean nuestra vida. Pueden crear un ambiente de armonía o alterarnos.




Las formas cuadradas, rectangulares o circulares por su simetría y por su estabilidad resultan más favorables al flujo del CHI, aunque en los casos en que las condiciones de un terreno o si se trata de una remodelación donde las formas o la estructura no pueden alterarse, por suerte, esta filosofía asiática nos da un respiro pues nos facilita determinadas armas para curar los efectos represivos del CHI.


En la decoración, la correcta utilización de plantas y arbustos en sitios estratégicos. Fuentes con sonido de agua corriente, la colocación de estatuas. La correcta iluminación con puntos de luz en determinadas esquinas. Un “wind chime”, una esfera o un espejo en la pared. La elección de los colores adecuados.


Todos estos elementos sirven para contrarrestar aquellas decisiones arquitectónicas planteadas que dificulten el correcto Feng Shui.


El Chi entra por las puertas y las ventanas. Éste debe entrar suavemente, fluir y no encontrar barreras. Las ventanas que se abatan totalmente son preferibles a las que se corren, el vértice de la puerta es represivo, así que el sentido de la apertura también influirá en la marcha armoniosa y beneficiaria del Chi.


Por otro lado, la buena elección de los materiales más adecuados para los acabados es importante. La madera, trasmite estabilidad y confianza;






El cristal nos aportará agilidad mental y por último, y en menor cantidad el metal. La forma de la planta de cada estancia, el sentido y la orientación a la hora de organizar el mobiliario. En fin, son infinitas las variantes y factores a considerar.


Ante el nivel de consecuencias que pueden generarse, hoy día y especialmente en los países asiáticos donde esta filosofía de vida está más arraigada, existen auténticos expertos especializados en consultoría Feng Shui para proyectos de arquitectura, interiorismo y paisajismo.











La filosofía Feng Shui se plantea como un camino de aprendizaje vital para conseguir la armonía de la persona con su entorno, con el mundo, con el cosmos, con nosotros mismos. Se consiguen cambios fundamentales en nuestra vida que nos sirven para obtener prosperidad y abundancia tanto en lo físico como en lo espiritual. Nosotros como arquitectos queremos poner nuestro granito de arena en esta bonanza vital de nuestros clientes aprovechando esta sabiduría milenaria y aplicándola en nuestros proyectos.










Entradas destacadas
Entradas recientes